México, energía fósil versus renovable

México es un país desconocido para la mayoría de los españoles. La imagen de inseguridad que se traslada en los informativos nos lleva a imaginar una realidad muy diferente. Aquellos que hemos viajado al país, y nos hemos incorporado a su sociedad, podemos destacar la amabilidad de su gente y el potencial de desarrollo empresarial.

Con un tamaño es casi cuatro veces España, y una población de casi 122 millones de habitantes, realiza más exportaciones e importaciones que nuestro país. El crecimiento de la industria automovilística en México está convirtiendo al país en una potencia clave para su desarrollo económico. En el último mes de enero, se superaron la fabricación de 266.000 unidades. 

El valor de las exportaciones de la industria automovilística fue 2 veces el valor de las petroleras, como consecuencia del crecimiento del sector automotriz de 11.2% y el descenso de 13.2% las exportaciones petroleras en el 2014. 

En cuanto a otros datos económicos el gasto público total es un 60% del español, debido, entre otras causas, a las reducidas inversiones en salud, educación y defensa. En el cuadro siguiente se pueden observar los datos más relevantes de México y España, los cuales permiten poner en contexto el país y su situación macroeconómica. 

UN PAÍS CON RECURSOS NATURALES

México es un país, repleto de recursos minerales, especialmente Petróleo y Gas natural, que quiere iniciar con decisión el costoso camino de las energías renovables. Incorporado a los acuerdos mundiales medioambientales desde la cumbre de Rio, parece que el gobierno quiere impulsar las Energías Renovables, y para ello ha aprobado la Ley de Reforma Energética y la Ley para el Aprovechamiento de Energías Renovables y el Financiamiento de la Transición Energética (LAERFTE). Como podemos observar en los datos comparativos entre México y España, sobre la generación eléctrica durante 2.014, México es un país que tiene un gran potencial de crecimiento, apoyado en el desarrollo de energías renovables, en especial las Energías Solar, Eólica, Geotérmica e Hidráulica.

1. Potencial de inversión y crecimiento.

México es un país grande y cualquier actuación implica que se muevan grandes inversiones. Como ejemplo las últimas licitaciones de obras para la Comisión Federal de la Energía (CFE), que incluyen 24 proyectos de infraestructura eléctrica y transporte de gas natural, dentro del plan de desarrollo hasta 2.018.

Con ellas, se van a añadir 2,385 kilómetros a la red de gasoductos, 1,442 MW a la capacidad instalada del Sistema Eléctrico Nacional, 122 km a la red de transmisión y 2,962 km a la red de distribución.


2. TIC’s, pilar imprescindible.


El Gobierno mexicano apuesta por la aplicación de las nuevas tecnologías de la información, y para ello ha creado varios sistemas, accesibles al público, lo cual facilitará el desarrollo e integración de aplicaciones para dispositivos móviles con un objetivo claro: la evolución hacia las Smart Cities. El Distrito Federal, con una población de más de 20MM de habitantes, está iniciando planes que le permitirán llegar a ser una ciudad sostenible, con medidas de apoyo a las energías renovables, la gestión eficiente de residuos, y la movilidad sostenible.

Específicamente sobre energía, el gobierno ha creado el Inventario Nacional de Energías Renovables (INERE), un sistema de servicios estadísticos y geográficos que recopila información del potencial de energías renovables y de proyectos de generación de energía eléctrica a partir de fuentes renovables.

La categorización de los recursos renovables se ha centrado en la biomasa, mareomotriz, solar, eólica e hidráulica, para lo cual se han publicado los siguientes documentos.

  • Atlas mexicano de recursos de biomasa para la generación de energía.
  • Atlas nacional de oleaje (1ªparte).
  • Atlas nacional de recursos eólicos.
  • Atlas de radiación solar.
  • Atlas nacional de recursos geotérmicos.
  • Atlas nacional de recurso hidráulico en pequeña escala.
Este sistema se ha convertido en un valioso instrumento para el desarrollo de la política de aprovechamiento de energías renovables y desarrolla las siguientes funciones:

  • Contar con un sistema de servicios estadísticos y geográficos visualizando el potencial de las distintas fuentes de energía renovable y el estado de los principales proyectos de generación de electricidad por medio de fuentes de energías renovables
  • Facilitar una fuente de información a inversionistas interesados en el desarrollo de proyectos que utilicen energías renovables, y que puedan identificar oportunidades de inversión y realizar estudios más detallados de viabilidad técnica y económica.
  • Servir como fuente de información para definir el aporte de proyectos de autoabastecimiento y cogeneración con energías renovables para satisfacer la demanda proyectada de energía en el plan de expansión de generación.

3. ¿Dónde estará México en 2.030?

Disponiendo de los recursos identificados, y un gran potencial de inversiones tanto públicas como privadas, el futuro renovable de México dependerá de los políticos, y cómo y cuándo desarrollen los reglamentos emanados de la Ley de Reforma Energética.

El futuro del país depende de la optimización de los recursos propios, la concienciación y el respeto por el medio ambiente. Si México encuentra dirigentes con visión de país, puede llegar al 2030 con una situación envidiable en cuanto a parámetros de sostenibilidad, y con un ratio de energías renovables similar a los países europeos.



Artículo publicado en el Nº 17 de Dínamo Técnica, revista gallega de energía.

Autor: Juan Berea Cruz, ingeniero industrial


Los gráficos y tablas que acompañan este artículo pueden consultarse a través de la edición en papel o en ISSUU.