Los ingenieros de minas defienden la continuidad de las centrales de carbón

Jorge Sanz, presidente de la Comisión de Expertos para la Transición Energética, presentó el pasado 29 de junio en la sede de Oviedo del Colegio de Ingenieros de Minas del Noroeste, las conclusiones del Informe para la definición de la Estrategia para la Transición Energética que España presentará a la Unión Europea este año.

El presidente de la Comisión de Expertos señaló que en el proceso de descarbonización y cierre de centrales deberán ponerse en marcha los mecanismos necesarios para la reconversión. Jorge Sanz afirmó que “habrá ganadores y perdedores y si el carbón es de los perdedores, que en algún momento lo será, hay que estar preparados y minimizar los impactos”.

Juan José Fernández, decano del Colegio, afirmó que los ingenieros de minas se reafirman en su posicionamiento de que “es absolutamente prioritario mantener el mix energético existente y las centrales de carbón deben continuar en funcionamiento”. Evidencia así la firme defensa de su Colegio por contar con todas las tecnologías de generación eléctrica, afirmando que la diversidad “garantiza el suministro y la calidad a precios competitivos”.

En cuanto al tema ambiental, los ingenieros de minas afirman que la garantía viene de la mano de una completa normativa de obligado cumplimiento con exhaustiva vigilancia, y en cualquier caso, según afirmó Fernández Díaz el cierre de centrales de carbón, de realizarse, deberá hacerlo de manera paulatina, con la implantación de tecnologías de almacenamiento para que pueda producirse una mayor penetración de las renovables.

Según este colectivo, la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética precisa de las aportaciones y consenso de todos los sectores, para conseguir un marco regulatorio energético y climático que potencie a la industria como generadora de riqueza y fuerza tractora de la actividad económica. El decano finalizó pidiendo un pacto de estado por la energía para conseguir un país sostenible económica y ambientalmente, en el que la industria disponga de un suministro eléctrico competitivo, estable y predecible.

En Galicia, la presentación del informe se realizó el pasado 25 de mayo en un acto celebrado en la delegación de Santiago del Colegio de Ingenieros Industriales.