Gas renovable como solución para la movilidad

El anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética recientemente publicado, ha puesto el foco en el desarrollo de las energías renovables y también en el gas renovable como vector de desarrollo.

De acuerdo con el anteproyecto de Ley, se habilita al gobierno a aprobar medidas de ayuda al biometano, permitiendo su inyección en la red de gas natural. Al ser intercambiable por el gas natural se puede realizar su distribución a lo largo de los más de 13.000 kms. de gasoductos con los que cuenta la red en España.

El gas renovable es inagotable y tiene emisión cero de dióxido de carbono. El uso del biometano en el ámbito de turismos y vehículos comerciales ligeros supone la eliminación de las emisiones directas de CO2.

Propicia el autoabastecimiento de energía, reduciendo la dependencia energética del exterior que tiene España, resuelve el problema de los residuos urbanos, ganaderos, agrícolas y de la industria agroalimentaria, contribuye a crear riqueza en el mundo rural creando actividad económica y nuevos puestos de trabajo, y permite finalizar el ciclo de la economía circular.

En la actualidad, en Europa ya hay más de 600 plantas conectadas a la red de gasoductos. En Galicia existe la planta de la Unidade Mixta de Investigación (UMI) de Gas Renovable de Naturgy, EnergyLab y la EDAR de Bens, situada en A Coruña.

La Asociación Española de Biogás (AEBIG) defiende la introducción del gas renovable, como fuente de energía verde, como mejora ambiental y como apoyo al desarrollo tanto industrial como rural. Agrupa a más de 20 empresas españolas del sector.

La Junta Directiva de AEBIG está presidida por Francisco Repullo (INPER) y tiene como vicepresidentes a Luis Puchades (BIOVIC) y a David Fernández (NEDGIA).