Reganosa ya ha recibido este año dieciséis buques de GNL, tantos como en todo el año pasado

A falta de más de tres meses para finalizar el año, la terminal de gas natural licuado (GNL) del puerto de Ferrol ya ha recibido en 2019 tantos buques como en todo el pasado. Desde enero suman dieciséis metaneros, de los cuales tres destinados a operaciones de enfriamiento y puesta en gas, y otros trece para descargas. El último buque en atracar en la terminal de Mugardos ha sido, la semana pasada, el “Maran Gas Troy”.

El puerto de Ferrol es el más resguardado del norte de la península Ibérica. En él conviven Reganosa y Navantia. Las sinergias entre los dos grupos hacen que un metanero pueda vaciar sus tanques, ser reparado, someterse a una puesta a punto y volver a llenar sus bodegas sin salir de la ría. Esto convierte a Ferrol en un enclave gasista de referencia mundial.

Con la descarga del “Maran Gas Troy”, son 1.325.509 m3 de GNL lo que ha recibido Reganosa en su terminal en lo que va de 2019. Este incremento implica también un aumento de las labores de regasificación. Por ejemplo, en el mes de agosto el complejo emitió 1.608.198.942 kWh, un 162,2 % más que en el mismo mes de 2018.Supone un funcionamiento del 45 % de su capacidad máxima, siete puntos por encima de la media del sistema español.

La transición energética emprendido en Europa desplaza combustibles como el carbón o el fueloil por gas natural licuado, con menor impacto ambiental. La nueva orientación atlántica del tráfico de GNL dotan a la terminal del puerto de Ferrol de un emplazamiento estratégico, que permite minimizar los costes logísticos.

Foto: Buque Maran Gas Troy en las instalaciones de Reganosa este mes de septiembre.

Comentarios