La importancia de la elección estratégica

En este mes de marzo, y con las cotizaciones de las empresas bajo mínimos y con una situación económica crítica, se ha producido una noticia relevante:

La capitalización bursátil de Iberdrola supera a la suma de las capitalizaciones bursátiles de Endesa, Naturgy y Repsol.

Además, en este mismo mes, Iberdrola se sitúa como la principal energética europea y la mayor empresa industrial europea por capitalización bursátil al superar a Enel y a Siemens, respectivamente.

Las capitalizaciones últimas, en el momento de escribir este artículo, son respectivamente:
  • IBERDROLA 58.482 Millones de Euros
  • ENDESA 16.993 Millones de Euros
  • NATURGY 15.367 Millones de Euros
  • REPSOL 10.599 Millones de Euros
Ante estos hechos, parece oportuno intentar efectuar un análisis de las causas, pues algunos valores históricos muestran que esta situación es totalmente anómala, y que es resultado de un vuelco espectacular acaecido en los últimos años.

Veamos algunos datos históricos:

En mayo 2018, las capitalizaciones eran:
  • IBERDROLA 39.000 millones de euros
  • REPSOL 25.000 millones de euros
  • GAS NATURAL FENOSA 21.000 millones de euros
Es decir, que la suma de la capitalización bursátil, solo Repsol y Gas Natural Fenosa (actual Naturgy), era superior a la de Iberdrola.

Sin embargo, en marzo de 2019, ya era preciso recurrir a la suma de las otras tres empresas energéticas:
  • Iberdrola 51.000 millones de euros
  • Naturgy 25.000 millones de euros
  • Endesa 24.000 millones de euros
  • Repsol 24.000 millones de euros
Obviamente, eliminando el aspecto de la crisis, y comparando el periodo de marzo 2019 a marzo 2020, la variación porcentual ha sido:

  • Iberdrola +14,6%
  • Naturgy -38,5%
  • Endesa -29,2%
  • Repsol -55,8%

Se acepta que la cotización bursátil es la mejor estimación del valor de los fondos propios de la empresa en cuanto representa el consenso de muchos inversores independientes. Vayamos con el análisis:

Entendemos que el momento de pánico que vive la bolsa de valores es uniforme para todas las empresas que actúan en el mismo sector, por ello será un factor que desecharemos en nuestro análisis de las diferencias entre empresas.

Sin embargo, la valoración del riesgo que efectúan los inversores no es uniforme en este sector, dado que la exposición de cada una de las empresas a los factores de riesgo que podemos vislumbrar en la actualidad, tiene diferentes pesos. Así:

Entendemos que la infravaloración de Repsol, a pensar de su estrategia actual hacia las energías limpias, viene dada por el peso que tiene el petróleo en su negocio.

En febrero del presente año, el precio del barril Brent estuvo a 56,21 dólares y en lo que llevamos de marzo está a 43,44 dólares, es decir un 22,72% inferior. Además, en los últimos doce meses, el descenso ha sido el 33,78%.

En la infravaloración de Naturgy, también debe tener un peso importante el comportamiento actual y el esperado del precio del gas natural, pues este tiene un peso importante en el negocio de esta empresa.

El periodo del gas natural también ha tenido una evolución similar a la del petróleo, así los valores establecidos en el MIBGAS (Mercado Ibérico del Gas), han sido en enero del presente año de 11,69 €/Mwh, y en febrero de este año de 9,87, un 15,6% inferior, pero para poder evaluar la situación, sirva de referencia que en febrero del año pasado, 2019, el precio del gas era de 20,78 €/Mwh, es decir, ha bajado a más de la mitad.

Obviamente los inversores no solo analizan la situación actual, sino también la previsible evolución a medio y largo plazo. Para los próximos tiempos la previsible evolución, tanto del precio del petróleo, como del gas, tampoco se ve que vaya a despuntar, no solo por la crisis temporal que el mundo está viviendo por el virus, sino también por las medidas impuestas por la mayoría de los países de sustitución de energía fósil, por energía limpia para hacer frente al cambio climático.

Estos factores de la evolución del precio del petróleo y el gas, también afecta, aunque en menor medida, a Endesa, de ahí su bajada de capitalización menos brusca, y, también su estructura de capital, con la posición dominante de Enel. .

En cualquier caso, aún teniendo en cuenta estos factores y aplicando una corrección en la capitalización en base a los mismos, aun nos encontraríamos con una evolución totalmente diferente de Iberdrola respecto de las otras tres empresas energéticas españolas.

Pero la pregunta que podemos plantear es ¿por qué sube Iberdrola y las otras bajan? ¿Por qué tanta diferencia respecto a sus homólogos españoles?

Obviamente la respuesta no es única, entre las causas, que creo pueden haber influido, podemos citar:

- Su política de remuneración al accionista, con un play out elevado, actualmente del 65/75%, y además de un beneficio neto relevante.
- Su presencia en diferentes mercados, y además en mercados importantes, relevantes y muy estables, caso de EEUU, México, Brasil y Gran Bretaña, y su menor exposición a mercados más inestables.
- Su bajo ratio de deuda respecto al EBITDA.
- Su posicionamiento en energías limpias y su permanente apuesta por las mismas.
- Su posicionamiento en todas las energías de futuro, caso de hidrógeno, eólica marina, etc.
- Sus apuestas firmes, también arriesgadas, por nuevas formas de consumos de energía, caso de la movilidad.
- Su excelencia operativa. Su gasto operativo es en el entorno del 25% inferior a la media de sus competidores europeos.

Si nos paramos a analizar estas causas, posiblemente habrá más, vemos que algunas de ellas, están muy relacionadas con lo que se entiende por Estrategia Corporativa, es decir, selección de negocios y mercados.

Su posicionamiento en energías limpias, movilidad, hidrógeno, y selección de mercados, no son simples casualidades, son principalmente:

- Haber escogido una estrategia ganadora.
- Haber hecho una apuesta valiente de su implantación.
- Seguir apostando por nuevos negocios relacionados con su estrategia.
- Tener un liderazgo estratégico, fuera de toda duda, que no se aparte de su foco.
- Contar con un equipo alineado con la estrategia marcada y comprometido.
- Cumplir objetivos.

En resumen, podemos indicar que la variación de la capitalización bursátil de Iberdrola, respecto de sus homólogos españoles ha venido dada, de forma muy simplificada por:

  1. Una estrategia adecuada con una visión de futuro acertada. Fue la empresa energética que más apostó, y antes, por las energías renovables, y, además, en mercados relevantes y de garantía jurídica.
  2. Una implantación extraordinaria de esta estrategia, en base a no desviarse del foco, y todos los profesionales de la empresa alineados y motivados.
  3. Un tratamiento ejemplar a los accionistas, no solo en la remuneración, sino también en el cumplimiento constante de los objetivos y la alineación de su estrategia con los tiempos que ellos podrían visionar de por donde irían los tiempos futuros. Este tratamiento también fue ejemplar para con el resto de los colectivos con los que se relaciona.

Creo que de lo anterior se puede deducir la idoneidad del titulo de este artículo, “La importancia de la elección estratégica”, y su importancia en el devenir de una empresa, lógicamente implantándola bien.

Artículo de Carlos López Navaza, Doctor Ingeniero Industrial. Socio director de LN Consultores.

Fotografía: Parque eólico de El Andévalo (Huelva). Fuente: Iberdrola.

Comentarios