Sistemas de almacenamiento energético de Norvento


Los sistemas de almacenamiento energético de Norvento están específicamente pensados para instalaciones industriales y comerciales, y son un complemento perfecto para los sistemas de autoconsumo.

Estos sistemas de almacenamiento utilizan baterías de ion de litio. Se trata de una tecnología de almacenamiento segura, eficiente, y operable a un alto número de ciclos. Tiene capacidad de llegar a profundidades de descarga muy elevadas. Es similar a la de los vehículos eléctricos o los teléfonos móviles.

Han sido diseñados con un enfoque “plug and play”. De esta manera facilitan la instalación al usuario, que puede incorporarlos directamente sin configuraciones adicionales que dificulten su uso. El diseño modular facilita la flexibilidad: la capacidad de almacenamiento es de entre 50 y 800 kWh y potencias entre 50 kVA y 400 kVA.

Se pueden utilizar para diferentes tipos de instalaciones: 

  • Fábricas o instalaciones comerciales con consumos de electricidad predominantes en horas punta o con sistemas de autoconsumo con excedentes.
  • Instalaciones con restricciones para la ampliación de potencia.
  • Microrredes o sistemas aislados de la red eléctrica.
  • Instalaciones que necesiten un suministro eléctrico fiable, continuo y de calidad.

Los sistemas de almacenamiento están conectados permanentemente a un Centro de Control donde se monitoriza toda la actividad.

A través de tecnología de internet de las cosas (IoT), los usuarios disponen de acceso al sistema a través de la nube mediante una app. de esta manera se puede vigilar en tiempo real los parámetros más relevantes. Los sistemas incluyen un sistema de gestión de energía (EMS) para la energía almacenada.

El almacenamiento energético, clave en la transición energética

Los sistemas de almacenamiento son elementos clave para el desarrollo de las energías renovables en la transición energética. El almacenamiento mediante baterías tiene un papel determinante, que será mayor a medida que los avances tecnológicos faciliten su implantación.

Los sistemas de almacenamiento permiten optimizar la curva de consumo de la instalación, reducir los picos de consumo, suplir demandas puntuales en las instalaciones y obtener ahorros al reducir la potencia contratada.

Además, con la creación de la figura del agregador, el usuario puede participar en los mercados de servicios auxiliares de red y conseguir ingresos adicionales. Los sistemas de almacenamiento eléctrico con baterías permiten mantener el suministro eléctrico durante pérdidas de red y restablecer la red sin necesidad de contar con una fuente alternativa.

Comentarios