Galicia apuesta por la eficiencia energética para industria y servicios


Con fecha del 29 de diciembre se publicaba en el BOE la modificación del RD 263/2019 que permitía a las Comunidades Autónomas la ampliación de plazo para la presentación de solicitudes al Programa de Ayudas de Eficiencia Energética en sector industrial para gran empresa y PYME y, por otro lado, el 18 de enero se publicaba en el DOG las nuevas bases reguladoras y convocatoria de Subvenciones para Proyectos de Ahorro y Eficiencia Energética en las empresas de los sectores industria y servicios para el año 2021.

El primero, que ha estado vigente durante todo el año 2020, con una dotación de 16 millones de euros provenientes del Fondo Nacional de Eficiencia Energética y gestionado por el Instituto Enerxético de Galicia (Inega), y que actualmente aún tiene disponibles tres millones de euros, ha permitido a las empresas, independientemente de su tamaño, subvencionar actuaciones de mejora de tecnología y procesos de gestión energética en el ámbito industrial.

En cuanto a la nueva convocatoria, con una dotación de 10 millones de euros con cargo a los presupuestos del Inega y financiados con fondos comunitarios derivados del programa operativo Feder-Galicia, permite la subvención a proyectos de ahorro y eficiencia energética en el sector industrial y servicios, permitiendo ampliar el abanico de potenciales beneficiarios a dos sectores muy castigados en el contexto de la actual crisis sanitaria provocada por el COVID.

La intensidad de la ayuda de actuaciones que se acojan a los Programas puede alcanzar hasta el 30% de la inversión realizada a fondo perdido, con un límite de un millón de euros de ayuda máxima por proyecto y hasta dos millones de euros por beneficiario y permite incluir inversiones que estén programadas para ser ejecutadas hasta finales de 2022. El plazo de presentación de solicitudes está abierto hasta comenzada la segunda mitad de año (30 de junio y 15 de septiembre, respectivamente) y tienen un régimen de concurrencia no competitiva, priorizando aquellas solicitudes que se hayan presentado antes con toda la documentación necesaria.

Las tipologías de proyecto abarcan la mejora tecnológica de procesos y sustitución de equipos por otros más eficientes, además de implantación de sistemas de gestión energética para poder monitorizar y actuar sobre los distintos sistemas consumidores. Entre las medidas más populares que pueden acogerse a estos planes se encuentran la sustitución de calderas y hornos, sustitución de equipos de climatización y de equipos de proceso, renovación de la iluminación y otras actuaciones que permitan ahorros directos como los intercambiadores de calor o instalación de variadores de frecuencia en motores. Cualquier actuación que cumpla los requisitos de ahorro establecidos en las bases reguladoras es susceptible de ayuda, aunque es importante destacar que dichas inversiones no pueden haber tenido comienzo hasta la presentación de la solicitud.

En el contexto de la transición ecológica, que haya dos alternativas de financiación para la mejora de la eficiencia energética en Galicia durante la primera mitad de 2021 anima a retomar aquellas inversiones cuya rentabilidad fuera ajustada o a identificar nuevas fuentes de ahorro a través de inversiones de diferentes magnitudes. Esto puede ayudar a un amplio espectro de consumidores a reducir el impacto de las facturas energéticas sobre sus costes y permitir a la economía gallega ser más competitiva, especialmente en el caso de la industria, cuya posición en un mercado global pasa por reducir al máximo posible su coste energético.

Autor: Carlos Fernández Ávila, consultor senior en energía en FI-Group

Comentarios