La aventura del vehículo eléctrico de MIDITEC



MIDITEC es una start-up gallega que trabaja en el desarrollo de un vehículo eléctrico para aplicaciones profesionales con alto valor añadido. Constituida en 2011 a partir de un proyecto emprendedor promovido por dos jóvenes ingenieros, se ha hecho acreedora de varios premios y la calificación como IEBT (Iniciativa de Emprego de Base Tecnolóxica), concedida por la Xunta de Galicia.


Partiendo de la sensibilidad hacia el impacto ambiental y los costes energéticos del transporte para la sociedad en general y en la actividad de las empresas en particular, MIDITEC vuelca sus esfuerzos en crear un vehículo que ponga las ventajas de la tracción eléctrica al servicio de aquellos sectores económicos que más beneficio puedan obtener de una tecnología libre de emisiones nocivas, silenciosa, con unos costes de explotación reducidos y perfecta para su integración en proyectos de gestión para la eficiencia energética.

Esta declaración de intenciones, debe ir acompañada de la reflexión tecnológica que la sustenta: Si, durante los últimos años, se ha hecho una importante labor de pedagogía social sobre las virtudes del vehículo eléctrico, condensadas en la idea de que la tecnología eléctrica es más eficiente que la combustión de hidrocarburos, los técnicos desarrolladores de sistemas para vehículos eléctricos o responsables de su implantación en las empresas, deben tomar conciencia y sacar partido de otras grandes ventajas. Por un lado, las que motivan a MIDITEC como ingeniería mecánica, venidas de un par motor máximo en el arranque y una curva de par motor casi plana a bajas revoluciones, que admite infinidad de modulaciones por parte del sistema de control, y que reclama un puesto de honor en aplicaciones de tracción exigente, tradicionalmente resueltas con complejos sistemas de transmisión. Por otro, la posibilidad de dar a la flota de vehículos de una empresa el mismo tratamiento que reciben los demás equipos a la hora de emprender proyectos para una mejor gestión energética que redunde positivamente en los resultados económicos; un escenario de redes inteligentes, cogeneraciones, aportaciones de renovables y objetivos de reducción de emisiones contaminantes, aguarda a que el vehículo eléctrico llegue para jugar un papel decisivo.

Desafortunadamente la experiencia de MIDITEC es que se están dejando escapar muchas oportunidades en este sentido. Tal vez por causa de la incertidumbre económica del último lustro, tal vez por la percepción de que en España se había generado una inoportuna burbuja alrededor de la movilidad eléctrica, cabe señalar que, si bien hay apuestas importantes en materia de recarga de vehículos eléctricos, hay una demanda emergente de sistemas electromecánicos y electrónicos para vehículos, y hay empresas de nuestro entorno con capacidad de desarrollo y producción suficientes para hacer negocio en este nuevo mercado. Sin embargo, siendo manifiesta la oportunidad, son aún pocas las empresas valientes como para haber aceptado este nuevo reto. Proyectos como el de MIDITEC confían en que estas apuestas por la innovación se conviertan en oportunidades de colaboración para tomar un lugar importante en la movilidad que viene.

Reportaje publicado en Dínamo Técnica Nº 13 (enero de 2014).