Parque Eólico Experimental Sotavento

La apuesta gallega por las energías renovables en general y por la eólica en particular, posibilitó que en 2001, la sociedad Sotavento Galicia SA crease el Parque Eólico Experimental Sotavento. En la sociedad participan dos entidades públicas (51% del capital) que son el Instituto Energético de Galicia (INEGA) y el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE) y tres empresas privadas.

El parque, que se encuentra ubicado en “A Serra da Loba”, entre Xermade (Lugo) y Monfero (A Coruña), consta de una línea de 25 aerogeneradores que suman una potencia instalada de 18,56 MW. 

La singular instalación, además del objetivo comercial común a este tipo de proyectos, poseía otros fines adicionales centrados en tres áreas: investigación, divulgación y formación.

La interrelación entre las tres áreas, posibilita que Sotavento sea atractivo para muchos organismos e instituciones a la hora de impulsar proyectos de investigación, demostración, pruebas de equipos, etc. Esto es debido a que a la capacidad tecnológica, se unen otras posibilidades relacionadas con estrategias de difusión de los proyectos, formación, divulgación, etc.

Para el desarrollo de este marcado carácter experimental y demostrativo Sotavento posee unas instalaciones singulares desde el punto de vista tecnológico, formativo y divulgativo: 25 aerogeneradores de 10 modelos diferentes, red de comunicación avanzada (puertos Ethernet, acceso remoto desde el exterior y red de alta capacidad para datos), monitorización de manera paralela al tecnólogo, otras instalaciones renovables (solar fotovoltaica, térmica, geotérmica, biomasa, híbridas, etc.), equipamiento auxiliar (equipos de sensorización, almacenamiento y procesamiento de datos para cada instalación y proyecto), etc. 

En el campo del I+D, la finalidad es ofrecer a administraciones, universidades y a la investigación unas infraestructuras de referencia y la experiencia para el desarrollo de proyectos o actuaciones experimentales. La diversidad tecnológica hace que técnicamente este parque sea un banco de pruebas ideal para la formación, estudio, investigación y comparación de rendimientos en el campo de la energía eólica.

En las instalaciones del parque se imparten diversos cursos de formación como son el de mantenimiento y operación de parques eólicos, instalación de paneles solares fotovoltaicos y térmicos, etc., realizándose también diferentes seminarios y jornadas técnicas relacionadas con las energías renovables.

Otro de los objetivos fundamentales que persigue este Parque Experimental es ser un Centro de Divulgación de las Energías Renovables y educación energética. Para ello posee unas instalaciones específicas: un edificio divulgativo (dotado de aula divulgativa, mirador, sala de eficiencia energética, taller de la energía y sala de usos múltiples), elementos de interés existentes a lo largo del parque (aerogeneradores y diferentes rutas) e instalaciones energéticas reales. 

A través de un Plan Educativo Divulgativo propio, iniciado en enero de 2002, el parque ha recibido más de 200.000 visitantes de colectivos diversos, interesados en el acercamiento al conocimiento de las energías renovables.

Reportaje publicado en el Nº17 de Dínamo Técnica, revista gallega de energía.